El KH-7 Epsilon Team se prepara para cruzar el desierto de Fiambalá

160113_KH7Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González han completado la décima jornada del Dakar 2013 en 37ª posición, con un crono de 6h 11’48”. Los miembros del KH-7 Epsilon Team no han tenido ningún contratiempo grave por el camino y podrán afrontar en plenas garantías la etapa reina de mañana con la esperada visita al desierto de Fiambalá.

Juvanteny ha demostrado que, cuando puede concentrarse en pilotar, tiene cualidades sobradas como para hacer un buen papel. Durante los 353 kilómetros de especial entre Córdoba y La Rioja (Argentina), el experto piloto de Sant Feliu de Llobregat ha mantenido un buen ritmo.

“Ya era hora poder completar una etapa sin tener que pararnos a asistir a nadie. Hoy todo ha ido bien y hemos podido concentrarnos en hacer nuestra carrera, cogiendo un buen ritmo desde el principio y disfrutando del recorrido que no ha sido fácil”, reconocía el piloto Jordi Juvanteny.

El único problema se les ha presentado en la parte final, al encontrarse la pista cortada por el MAZ nº 552 del bielorruso Siarhei Viazovich. “Estábamos haciendo una muy buena carrera pero, a falta de 20 kilómetros, hemos tenido que pararnos porque un camión taponaba la pista. Al final, le hemos ayudado a salir de en medio y hemos podido continuar, aunque con bastante tiempo perdido”, apuntaba Enric González.

El KH-7 Epsilon Team remonta posiciones en la general, se coloca 31º, con un tiempo total acumulado de 45h 39’51” y sigue liderando a la representación española. Mañana, les aguarda una nueva ‘paliza’ durante la 11ª etapa entre La Rioja y Fiambalá, de 219 kilómetros cronometrados más otros 262 de enlace.

“Será un día muy difícil por el desierto y las elevadas temperaturas, en el que  la navegación tendrá una gran importancia. Pero nos sentimos con fuerzas de hacerlo bien y remontar posiciones. Estamos con ilusión porque a nosotros nos viene bien la dureza”, comenta el copiloto José Luis Criado.