Rubén Gracia, quinto en Jiloca, es ahora segundo en la tabla del nacional de Rallyes TT

La segunda manga del Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno cumplió con las previsiones. La cita turolense fue disputada sobre un itinerario de lo más variopinto que resultó ser notablemente duro, en parte debido a la  extraordinaria nevada caída en la zona apenas 5 días antes. Para el Equipo GPR Sport, a la propia dificultad de la prueba, debieron añadir los constantes problemas de alimentación que se manifestaban en su vehículo de forma intermitente pero ciertamente frustrante.

Pese a ello, prueba superada con éxito minimizando los daños, evitando formar parte de la nutrida nómina de abandonos, y obteniendo una suculenta cifra de puntos que consolidan a Rubén Gracia y Sergio Peinado en el dúo de cabeza de la Clasificación General del Campeonato.

0905graciaEl Rallye Todo Terreno Comarca del Jiloca arrancaba la tarde del viernes con la disputa de la superespecial de Barrachina. En ella el piloto de Guadarrama obtenía la séptima plaza y con ello el derecho a tomar la salida en la etapa del sábado en idéntica posición, quedando demostrado también, el gran nivel de los contendientes que lucharán por este título en 2013. La mañana del sábado amanecía fría y brumosa merced a la gran cantidad de humedad acumulada en el ambiente. Y esa neblina, en ocasiones bastante espesa, acompañaba a los pilotos durante la primera hora de la carrera dificultando notablemente el pilotaje y la navegación. Para el equipo GPR Sport, los problemas comenzaban prácticamente de salida, al manifestarse de forma aleatoria y repetitiva cierto fallo de alimentación en su Mitsubishi Montero T1. Problemas que se traducían en importantes pérdidas de potencia que condicionaron notablemente su participación aquí.

Rubén Gracia: “Ya durante la disputa de la superespecial del viernes hubo momentos en que tenía la impresión de que nuestro vehículo no mostraba las prestaciones de que es capaz. Ocurre que tal vez la gran diferencia de altitud media con respecto a la primera prueba disputada en Almería, pudiera inducir a la razonable duda de que por ese motivo hubiera una ligera pérdida de rendimiento aquí. Pero apenas habíamos llegado al Km 25 de los casi 240 que componían cada uno de los dos sectores selectivos a disputar, nos percatamos de que el problema se agudizaba de manera caprichosa sin que pudiéramos hacer nada por evitarlo. Dado el carácter non stop de estas pruebas, no quedaba otra forma de afrontar el resto que extremando la concentración, tratando de imponer un ritmo constante que minimizara en lo posible la importante pérdida de tiempo que esto suponía con respecto al bien
pertrechado grupo de cabeza.”

En este tipo de pruebas de resistencia disputadas con carácter non stop, es decir, teniendo en cuenta de que cualquier necesidad de asistencia mecánica es contabilizada como tiempo en carrera, en la gran mayoría de las ocasiones prima la regularidad sobre la velocidad pura. Cualquier imponderable que surja en el vehículo y en función de su importancia y envergadura, bien supondrá el abandono del vehículo, bien será inseparable compañero de los integrantes del equipo hasta el final, como fue el caso que nos ocupa. Pese a las dificultades que entraña tanto la pérdida de potencia como el no saber cuándo y en que circunstancia se iba a poner de manifiesto, Rubén Gracia y Sergio Peinado capearon el temporal minimizando esta circunstancia y llevando el coche a meta evitando con ello el desastre de cara al campeonato que supondría un cero en el casillero motivado por un abandono.

Rubén Gracia: “Tenemos muy claro que en este campeonato prima sobre todo la regularidad, y de manera aún más acentuada en nuestro caso, dado que no disponemos del vehículo más rápido del plantel. Somos conscientes de ello y de que llevar el coche a meta es vital para que ello se traduzca en puntos de cara a la clasificación general. En Almería nuestro problema mecánico pudo ser solucionado dado que existía la posibilidad de realizar una asistencia mecánica entre etapa y etapa. En esta ocasión no existía esa posibilidad y por ello nuestra prioridad era llegar a meta como fuera minimizando daños. Esta vez nos tocó a nosotros, tal y como en la primera cita otros fueron los que sufrieron problemas. Estas son las características propias de este certamen y así las debemos de interpretar. Como lectura positiva, salimos de Calamocha con una importante renta de puntos que nos sitúa a espaldas del líder y con un importante colchón de cara al grupo perseguidor. Ya no queda más que pasar página y afrontar en las mejores condiciones posibles la siguiente prueba del campeonato”

La próxima cita tendrá lugar en la provincia de Murcia con motivo del Rallye TT Tierras Altas de Lorca, los próximos días 7, 8 y 9 de Junio.