Vuelve el “Chico Malo” del Dakar: Robby Gordon estará en Lima.

Excluido del Dakar 2012 cuando ocupaba la 2° posición en la general, Robby Gordon pudo presentar un Hummer que responde, después de las pre-verificaciones, a todas las exigencias reglamentarias. El corredor norteamericano estará en la largada el 5 de enero próximo y se agrega a la lista de los que pretenden el título.

“No hay verdadera pelea sin Dallas”, le hacía decir Francis Ford Coppola a Matt Dillon, justo antes de la explicación final de Outsiders. Exactamente en ese mismo estado estaba Robby Gordon desde hace algunas semanas, mientras esperaba la oficialización de su participación en el Dakar 2013. Mientras se organizaban los controles necesarios para inscribir un Hummer que había sido excluido en el 2012, el corredor asistía a distancia a la presentación de los equipos llamados a luchar por el título en algunas semanas. Como su compañero de equipo del año pasado, Nasser Al Attiyah y el resucitado Carlos Sainz, armados con flamantes buggys nuevos, el showman californiano vendrá entonces a desafiar a los Mini de Stéphane Peterhansel y de Nani Roma. El H3 que había sido controvertido en el 2012 fue pasado por el tamiz en los talleres de Charlotte: en un primer tiempo se lo declaró apto para saltar en las dunas de Perú, de Argentina y de Chile, entre el 5 y el 20 de enero próximos. Gordon, que colocará la placa de carrera número 315 en su auto, en Lima, se alinea con la ambición de mejorar el 3° lugar que obtuvo en el 2009, en su primer Dakar sudamericano. Justamente, el “bad boy” estará acompañado por Kellon Walch, su copiloto en 2011. Pero con la densidad de los buggys y de las 4×4 capaces de rivalizar al más alto nivel, ¡los lugares en el podio parecen aún más codiciados!